UN OPERATIVO LLENO DE AMOR

Captura de pantalla 2019-06-11 a la(s) 15.03.32Paulette tiene siete años y desborda energía y entusiasmo en todo lo que hace. Corre a máxima velocidad, habla y se ríe atropelladamente, abraza a todos con euforia y en sus ojos hay una intensidad que la vuelve muy especial. Y cuando se asusta, también lo hace al extremo.

Ella es parte de las Colonias Urbanas, espacios comunitarios creados para desarrollar actividades con niños y niñas de sectores vulnerables de la Región Metropolitana, sobre todo en vacaciones de invierno y verano, cuando sus madres no saben dónde dejarlos y cómo entretenerlos. En estas colonias encuentran diversión, cariño y, sobre todo, a otros que, tal como ellos, buscan cómo divertirse y recibir también educación en temas tan diversos como ética y moral, educación sexual y alimentación sana.

En esta ocasión, una veintena de niños de la Colonia Urbana de la comuna de La Granja en Santiago, fueron parte del primer operativo dental de Uno Salud, realizado en el centro de Vicuña Mackenna, en La Florida, que busca generar un hábito de cuidado dental en niños y niñas, pero también cumplir un rol social en familias con alta vulnerabilidad.

Es el caso de Paulette y su hermana Giselle, de 14 años, quien también asiste hoy a este operativo. Ella no tiene miedo, por el contrario, está contenta y agradecida de esta visita, ya que sabe que debe cuidar sus dientes y cree, según su propio diagnóstico, que sus dientes “no están nada de bien”.

Claudia Contreras es la madre de ambas niñas, tiene 34 años y una historia cargada de esfuerzo y postergación. Desde hace un año cuida a una adulta mayor semi postrada y aunque es un trabajo estable y donde la tratan con cariño, quisiera algo con mejor remuneración, a fin de tratar los problemas de salud de Giselle, a quien le diagnosticaron una atrofia muscular en sus piernas.

A esta mamá le angustia lo que vive su hija, pues ve que sufre y que sus rodillas se están torciendo. Su marido, cocinero en una empresa de banquetería, también siente la complejidad de no poder acceder al tratamiento que su hija requiere, pero conformarse parece ser su única opción. No así la de su esposa.

Paulette y Giselle, junto a su mamá Claudia

Paulette y Giselle, junto a su mamá Claudia

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Es ella quien, apenas supo de este operativo dental de Uno Salud, se decidió a partir con sus hijas, pues valora enormemente la opción que les están dando. “Este operativo es excelente, porque todos somos personas de escasos recursos, familias que no tenemos cómo pagar un dentista”.

Paulette se ha ido soltando y después de la colación está más contenta. Su polera amarilla está repleta de los stickers que le regalaron  y muestra con alegría las imágenes de las pastas dentales, los cepillos y los dientes con “caritas” que conforman el colorido estampado que hay en su ropa.

Es su turno. Sube la escalera con temor, guiada por la dentista que va a atenderla, quien amablemente le pregunta su edad y sus colores favoritos. Se instala con temor, aprieta las manos en el borde del asiento y así, mientras le preguntan cuántas veces cepilla sus dientes al día, va entrando en confianza y va soltándose en el sillón azul.

Luego de un rato baja veloz y contenta, su sonrisa es amplia y los stickers de su polera han aumentado casi al doble. Se va corriendo donde Claudia, quien la abraza orgullosa y emocionada. Su hermana Giselle la mira sonriente y la toma de la mano, para caminar juntas hacia la etapa final del operativo, una clase sobre cómo lavarse correctamente los dientes.

La jornada ya termina y todos los niños y niñas del grupo de las Colonias Urbanas de La Granja van saliendo contentos, repartiendo besos y abrazos a los profesionales que los atendieron y, sobre todo, agradeciéndoles el cariño con que cumplieron su labor. El equipo médico, por su parte, se muestra emocionado, lo que refleja, sin duda, el inicio de un exitoso proyecto social que irá replicándose en todas las ciudades donde Uno Salud está presente, de Arica a Puerto Montt.

Paulette se suma al grupo de sus amigas y relajada y conversadora, dice que va a volver con su papá en unos días. Su madre la mira y esboza una sonrisa cargada de ternura, mientras mira al equipo médico y les da las gracias.

Escribe un comentario