Mitos y realidades sobre el cuidado de la salud dental

blog2

Cada día son más las personas que asisten al dentista, se informan y preocupan de su salud oral. Sin embargo, es difícil olvidar frases como “Un embarazo, un diente” o “Los cepillos duros limpian mejor”. Muchas veces el desconocimiento y la mala información que se transmite, por personas poco expertas pueden terminar perjudicándonos.
Uno de los principales errores es considerar que la salud bucal se limita solo al cuidado de los dientes, cuando en realidad hay que tener en cuenta encía, lengua y las estructuras que los rodean.
Quien no escucho alguna vez “Las mujeres en el embarazo pierden calcio y con ello los dientes”. Falso, durante esta etapa las mujeres tienen los suficientes depósitos de calcio para formar la dentición de su hijo y no tener problemas con sus propios dientes. Sin embargo, el nivel hormonal aumenta, acompañado de un cepillado deficiente aumenta las probabilidades de generar inflamación gingival, más conocido como gingivitis gestacional.
Muchos piensan que al envejecer se pierden los dientes. Falso, la edad no es un factor determinante en la pérdida de los dientes, si los cuidamos, mantenemos una buena higiene oral y asistimos periódicamente al dentista, nos duraran toda la vida.
Algunas madres piensan que “No es necesario cuidar los dientes de leche porque los va a cambiar”. Falso, es fundamental el cuidado de éstos ya que las caries en la infancia son complejas de tratar por la corta edad de los niños y pueden afectar a los dientes definitivos, además mantenerlos hasta su recambio colabora con el mantenimiento de los espacios para los dientes permanentes.
El enjuague bucal es útil para una buena higiene dental”. Verdadero, el enjuague bucal es un buen complemento para la salud dental, pero no reemplaza al cepillado, además debe incluir también el uso de seda dental para alcanzar todos los espacios donde el cepillo no actúa.
Consumir bebidas gaseosas dañan los dientes”. Verdadero, los refrescos tienen componentes ácidos, que atacan el esmalte dental y hacen al diente más propenso a desarrollar caries. Se recomienda esperar media hora para el cepillado ya que puede potenciar más aun el efecto de los ácidos sobre el esmalte.
Los cepillos duros limpian mejor”. Falso, los cepillos duros pueden dañar los dientes y las estructuras que los rodean provocando sensibilidad a los cambio de temperaturas y lesiones en las encías. Siempre es recomendable usar cepillos blandos, además una buena técnica de limpieza, el uso de seda dental y controles periódicos con el dentista es básico para mantener una correcta salud oral.

21 de Octubre 2018
Dr. Ricardo Duch M.
Gerente Clínico Uno Salud Dental

Dra. Laura Diaz-Valdes
Colaboradora

Escribe un comentario